A balón parado

El mensaje que se le dará a Donald Trump el 21 en el Azteca

Nadie sabe a ciencia cierta qué tipo de relación se empezará a construir o a derruir, entre México y los Estados Unidos, luego de que Donald Trump asuma la presidencia de este país, el próximo 20 de enero.

¿A qué grado de alteración llegaremos que impida que el escenario en el que se han desenvuelto las cosas se transforme? “Ya lo veremos”, es la frase a la que recurren todos los especialistas.

El temor a que tengamos que vivir situaciones inéditas se acrecienta sin embargo, luego del anuncio de Trump de que deportará (o mínimo encarcelará) a entre 2 y 3 millones de personas en condiciones de estancia ilegal en Estados Unidos.

Mientras, en lo deportivo al menos, las relaciones entre ambos países gozan de cabal salud. La fotografía que se hicieron la noche del viernes pasado en Columbus, jugadores de las selecciones estadunidense y mexicana, mezclados en el centro del campo, ha dado la vuelta al mundo y ha impactado de forma absolutamente positiva en aficionados al futbol de aquí y de allá. Un mensaje directo a Trump de que nadie está dispuesto a dividirse o a enfrentarse más allá de una cancha deportiva.

En sentido parecido se vivirá un gran evento el próximo lunes 21 de noviembre en el Estadio Azteca. Un partido de futbol americano que ha dejado de ser solo un partido de futbol americano. Lo que cobrará forma ahí, en el máximo escenario deportivo de este país, es también un mensaje a Trump y a sus pretensiones xenófobas.

No digo que nadie de los integrantes de los Raiders y Texanos (los equipos contendientes) vayan a hacer algún acto que reivindique esto, del tipo portar un mensaje a Trump… Quizá sí se atrevan a exhibir la bandera mexicana… Pero sí lo espero de los miles de aficionados presentes en las tribunas que deberían aprovechar el momento.

No es para menos: dos equipos estadunidenses volverán a jugar un partido oficial en territorio mexicano. Integración pura.  

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo