A balón parado

Que quede claro, la selección sigue buscando entrenador


Muchos creen que Ricardo Ferretti puede faltar a su palabra nuevamente y, si le gana a la selección de Estados Unidos el próximo sábado 10 de octubre, aceptará seguir al frente de la selección mexicana de futbol.

En concreto, que esa categoría de "interino" no es definitiva y puede amoldarse de acuerdo a los resultados que se presenten.

Estoy seguro que no será así. Sé de primera mano que la Federación Mexicana de Futbol continúa buscando al entrenador que se hará cargo del equipo nacional a partir de noviembre, cuando arrancan las eliminatorias rumbo a Rusia 2018.

Y Ferretti quiere regresar a dirigir a los Tigres. De verdad no se ve después del 13 de octubre (día del partido amistoso contra Panamá) al frente del Tri.

Si se desdijo de las descalificaciones que años atrás hizo de la selección, ya lo dio a entender al momento de ser presentado la tarde del pasado lunes, no es porque piense lo contrario, sino porque recibió un llamado del deber para ayudar a una pobre federación que necesitaba tiempo para designar al entrenador adecuado.

El Tuca está haciendo un favor, como una manera de agradecer las grandes y buenas cosas que ha recibido de este país. Así también lo dijo. No hay pues una relación basada en un interés económico o en un proyecto deportivo.

Seguramente en el fondo sigue con la idea de que los partidos que juega la selección en Estados Unidos no pueden ser llamados más que "moleros".

Por eso hay que hacerse a la idea de que un nuevo entrenador aparecerá en las próximas semanas y habrá también que seguir cazando la noticia, buscando el documento, volteando a escuchar el rumor que revele la plena identidad de éste.

Un ruido innecesario. La percepción que queda es que la FMF no tiene la fuerza para convencer a nadie. O en el mejor de los casos, que no sabe qué quiere. Cualquiera puede llegar al frente de un equipo que debiera ser sólo para algunos.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo