A balón parado

El "Chaco" debería retirarse con el Cruz Azul

Quizá no esté Christian Chaco Giménez para recibir consejos de nadie, pero con todo cariño, con verdadero afecto, creo que debería de llegar a un acuerdo con la directiva del Cruz Azul y con el nuevo entrenador de este equipo, Pedro Caixinha, y retirarse al arrancar el próximo torneo, o en un partido de locales ante un rival emblemático en ese mismo campeonato que empezará en algunas semanas.

¿Qué va a ir a hacer a otro equipo el Chaco? Así sea el Pachuca, cuyo presidente Jesús Martínez, en una mezcla de oportunismo y deferencia, aparentemente le ofrece un sitio en su plantilla para que juegue un último torneo.

Christian debe aceptar que la decisión de Caixinha de no contemplarlo en el equipo que está armando es absolutamente legítima, válida y, en una de esas, hasta necesaria. El entrenador portugués quiere implementar su sello y su estilo sin lastre alguno, por más sentimental y popular que resulte darle al argentino-mexicano un sitio relevante por seis meses más.

El Chaco no está para pasarse un semestre en la banca o en la tribuna rumiando por este destino, siendo presa de los reporteros que a la menor oportunidad le terminarán sacando la declaración que revele su enorme molestia y decepción por este hecho. Pero eso mismo le esperaría con los Tuzos.

¿Qué diferencia puede haber entre retirarse dentro de unas semanas, con una afición que lo idolatró y lo ama, como lo es la cruzazulina y dentro de seis meses con una afición que no le tiene ese mismo afecto, por más que en su momento lo quiso y respetó?

¿Qué va a lograr el Chaco en los próximos seis meses que no haya logrado ya en su amplia trayectoria en nuestro futbol? Mantenerse fiel al Cruz Azul, en cambio, le garantiza seguir en la institución y prepararse como un buen directivo o un posible buen entrenador. No dudo que eso mismo le ofrezca el Pachuca, pero suena más legítimo y más propio que lo haga en el equipo con el que realmente todos lo identificamos. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo