A balón parado

El caso Pulido-Tigres, más allá de la conciliación

Ojalá hoy no nada más lleguen a un acuerdo conciliatorio Alan Pulido y la directiva de los Tigres. Ojalá se sepa realmente qué pasó; qué es lo que desató este conflicto, que por lo pronto ha privado al entrenador de la selección mexicana de futbol, Miguel Herrera, de seguir probando a uno de los jóvenes delanteros con mejor presente y mejor futuro.

¿Tiene contrato vigente Pulido con los Tigres o no? ¿Qué es lo que ha generado este terrible y penoso malentendido? ¿Su esclarecimiento, con la intermediación de la Comisión de Controversias de la FMF, servirá para evitar que se vuelvan a repetir este tipo de casos?

Dirían los expertos en leyes ¿se sentará jurisprudencia a partir de la resolución de este asunto?

Este martes, si todo sale de acuerdo a lo comprometido, Alan Pulido aparecerá en las oficinas de la Federación Mexicana de Futbol y en compañía de su abogado intentarán ponerse de acuerdo con los representantes del equipo que no solo formó al jugador, sino que se sigue declarando propietario de los derechos del mismo.

No significa que forzosamente las partes llegarán a un acuerdo. Bien pueden levantarse de la mesa arreglando que el tema es irreconciliable… Si esto sucede, la Liga MX o la FMF tendrán que establecer quién a su juicio tiene la razón. Cualquiera de las dos partes puede establecer su desacuerdo ante el “fallo” y recurrir ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

Aunque se sabe que el juicio debe ser emitido con rapidez, el jugador recibe habitualmente, en lo que se concluye su análisis, el beneficio de la duda y eso lo lleva a quedar habilitado para jugar con el equipo que requiera sus servicios.

Ese es el otro tema. A falta de una semana para que se cierren los registros en el futbol europeo, ¿dónde están los clubes que habían manifestado su interés por quedarse con un jugador que les fue ofrecido a costo cero?  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo