A balón parado

El empeño de Osorio y la selección en tornar a la realidad

No juega bien al futbol la selección mexicana de futbol. O no lo hace, al menos, respecto al potencial que tienen los jugadores que la integran. Los buenos resultados que ha obtenido en la eliminatoria mundialista Juan Carlos Osorio están bastante por encima del nada brillante rendimiento que ha generado en su colectivo.

Anoche en el Estadio Azteca el equipo tricolor careció de lo que se requiere en las grandes justas ante rivales clásicos y también asequibles. Si algún momento frágil ha vivido el representativo de Estados Unidos en los últimos años es precisamente éste. Pero no se ganó, ni se goleó y mucho menos gustó. Todo ante un marco inmejorable que es el que otorga el Estadio Azteca repleto de seguidores mexicanos.

El secreto de la selección nacional, que marcha en primer lugar del Hexagonal clasificatorio y más pronto de lo esperado habrá firmado su pase a Rusia 2018, está en el orden defensivo, en el esfuerzo consistente y parejo en todas sus líneas, en la disciplina táctica... Pero no en el talento, ni en la inspiración, lo que junto a las otras cualidades hace a los equipos triunfadores.

En noviembre pasado la selección tuvo la capacidad de ir a Columbus y ganarle a Estados Unidos. Anoche debió de ganar el partido, pero ni el entrenador, ni los jugadores que puso en la cancha pudieron descifrar un burdo y hasta elemental planteamiento rival. Si los dirigidos por Bruce Arena jugaron a no perder, casi puede decirse lo mismo de los de Osorio. Un buen entrenador y un buen cuerpo técnico debieron haber previsto un planteamiento conservador del adversario. No lo hicieron.

La prueba está en la renuncia de Osorio a salir de arranque con laterales naturales. Esta insistencia en poner como tales a dos centrales (Carlos Salcedo y Oswaldo Alanís), lo exhibe no solo como demasiado precavido sino, aunque se empeñe en decirnos lo contrario, como poco estudioso. No veo, a unas horas de la Confederaciones, nada diferente, ni esperanzador con la selección mexicana de futbol.  

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo