A balón parado

Los canteranos, estandartes del repunte Puma

Es cierto que permanece el sinsabor de no poder ganar en casa, donde desde que está al frente Guillermo Vázquez, los Pumas sólo saben empatar… Pero sobreviene de inmediato el orgullo y la satisfacción que producen los tres triunfos consecutivos como visitantes, ante el América, el Morelia y el Puebla.

La fría estadística ilustra que con 12 de 18 puntos en disputa, el regreso de Memo a la dirección técnica del plantel universitario se está convirtiendo en un éxito.

No se puede decir, o no al menos todavía, que el juego que exhiben los auriazules desde hace seis partidos es vistoso y arrollador. Es más, lo más seguro es que con los jugadores que integran este plantel nunca se vea eso.

Pero sí se puede decir que Pumas ha exhibido un futbol más valiente, con mucha mayor entrega y compromiso y más apegado a los valores de la cantera que siempre generaron orgullo en los aficionados a este equipo.

No hay mejor decisión que ilustre esto que la ubicación de Eduardo Herrera como delantero titular. Este muchacho, que había sido prestado la temporada pasada al Santos Laguna, equipo en el que apenas tuvo algunos minutos, ha asumido la responsabilidad que otros con más nombre no han podido. Lleva ya cinco goles en su cuenta en el torneo de Liga y se ve cada vez más hecho y más seguro.

Por ahí está el camino para Pumas. Su buen destino está amarrado a la gente que forman, no a los que llegan de otro lado, sobre todo cuando se trata del entrenador.

Los universitarios llegaron ya a 15 puntos y con 18 todavía en disputa, a este paso, bien pueden ya pensar en la Liguilla que se veía imposible durante la gestión de José Luis Trejo. El fin de semana visitan en el Estadio Jalisco a los Leones Negros. Tras el receso por la Fecha FIFA, recibirán al Pachuca, visitarán al Santos, recibirán al Veracruz, visitarán al Cruz Azul y cerrarán de locales ante el Monterrey.

Nada sencillo, pero hay lugar a la esperanza.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo