A balón parado

Las calenturas del "Piojo" exhibidas y criticadas…

“ …Te estás volviendo loco”…

“… Eres un barrabrava disfrazado de entrenador”…

“… Este hombre no se puede quitar al aficionado de encima”…

Las frases son de Christian Martinoli, el estelar narrador de Televisión Azteca. Y el destinatario de ellas, Miguel Herrera, el entrenador de la selección mexicana de futbol.

Se produjeron cuando harto ya de los ademanes y arrebatos de el Piojo, el árbitro salvadoreño del partido de ayer contra Panamá, se acercó por ahí del minuto 80 hasta la zona de bancas para regañarlo y advertirle que si seguía comportándose de esa manera lo iba a expulsar.

Nueve minutos después, tras el error del portero McFarland, el Cubo Torres anotaría el gol con el que el Tri consiguió ganar un partido calificado como aburrido e insípido.

Nada que rescatar, nada positivo que resaltar en la actuación de los dirigidos por Herrera. Un equipo sin inventiva, sin dinámica, sin variantes ofensivas.

Por eso las críticas se centraron, al menos en la transmisión de Tv Azteca, en el comportamiento del visceral y apasionado entrenador.

Al final del partido, Herrera habló con Carlos Guerrero, el reportero en cancha de Tv Azteca, y pudo explicar en parte su comportamiento pendenciero que retrataron las imágenes, retando a golpes a integrantes de la banca de la selección panameña. El Piojo reconoció que debe enfriarse. Y también que su equipo jugó mal.

El entrenador justificó su histeria y reclamos en la defensa que quiere hacer siempre de sus jugadores en la cancha, como cuando le cometieron a Oribe Peralta una entrada “artera”, lo que desató el enfrentamiento verbal con los panameños.

El Piojo debe entender algo que ya otros colegas suyos con la responsabilidad de dirigir al Tri entendieron antes: debe transmitir serenidad y aplomo, no puede ser el más calentón, ni el que se aloque.

Tiene Miguel que demostrar que no necesita a Ricardo Peláez a su lado para saber comportarse.   

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo