A balón parado

Que bueno que "Memo" está contento, pero…

Hay un momento en la carrera de un futbolista, si es que no se encuentra en la reducida categoría de las grandes estrellas, en que todo dependerá de si se tiene un buen representante, uno mediocre o de plano uno muy malo.

Me niego a reconocer como un gran logro de quienes manejan la carrera de Guillermo Ochoa el que se considere su llegada al Málaga como un avance correspondiente al éxito que logró con la selección nacional en el Mundial de Brasil.

Lo sería, por supuesto, si simplemente se estableciera una comparación entre el Ajaccio descendido en la liga francesa y un equipo que se situó a media tabla en la pasada temporada de la atractiva liga española.

Pero las cosas no pueden revisarse de esa manera, negando o pasando por alto los cuatro partidos mundialistas del ex portero del América. Si uno revisa los tres siguientes casos se impone la crítica forzosa a los operadores de Ochoa:

Uno, Claudio Bravo, el portero de la selección chilena, consolidó en la Copa del Mundo su pase de la Real Sociedad al Barcelona.

Dos, David Ospina, el portero colombiano del modesto Niza fue a parar al Arsenal.

Tres, Keylor Navas el costarricense del Levante que ya fue anunciado como nuevo miembro del Real Madrid.

¿Qué le puede pedir, sinceramente, Memo Ochoa a cualquiera de estos tres porteros? ¿De verdad? Y esto es hablar bien por supuesto del guardameta mexicano que, además, llegó a costo cero, es decir, sin contrato. Los otros tres costaron y costaron muy buen dinero.

Y esto, para los radicales aficionados malaguistas, no es hablar mal de su equipo. Reconozco que lo mejor que tiene este club es su apasionada y fiel afición. Pero no admitir del otro lado que el ilusionante proyecto armado a partir de la inversión del jeque ha venido a la baja es no reconocer lo evidente. Los integrantes de este equipo han enfrentado problemas para cobrar de forma puntual.

Pero bueno, si Ochoa dice estar contento pues hay que creérselo. Ojalá se gane la titularidad desde el arranque. 

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo