A balón parado

El basquetbol mexicano más allá de los Preolímpicos

La selección mexicana de basquetbol perdió la oportunidad de conseguir el pase directo a los Juegos Olímpicos de Río 2016. Tendrá que ir a un torneo a mediados del año que entra, en un país por definir, para enfrentarse a otras 17 selecciones que tampoco pudieron entrar en la primera oportunidad que se les dio.

Esto habla de que el proyecto selección mexicana que encabeza Sergio Valdeolmillos y lidera Gustavo Ayón, tendrá que mantenerse en pie, seguir siendo apoyada por varios meses...

¿Qué implica esto? Armar un proyecto bien planeado y financiado que permita tener campamentos de trabajo y giras de preparación que realmente ayuden a potenciar el equipo pues los rivales que enfrentará en ese otro torneo Preolímpico, serán realmente de cuidado.

Pero creo que dando por descontada esta situación, pues no hacerlo me parecería sumamente incoherente, lo que las autoridades involucradas en el tema deben realmente de hacer es poner orden en este deporte, definiendo lo que sería una Federación Mexicana de Basquetbol que concentre el poder y las decisiones.

Después se tiene que constituir una Liga profesional (o dos si incluimos también a la rama femenil), con alcances nacionales, bien gestionada la cobertura de los principales medios de comunicación del país... Unificar también lo que sucede en el basquetbol universitario, que debería de ser un gran semillero para esos equipos profesionales.

Queda clarísimo que este deporte causa sensación en el país, que hay hambre de ver basquetbol bien organizado y bien presentado. No puede dejarse pasar esta oportunidad. Así como fue clave la gestión y operación del titular de la Conade, Alfredo Castillo, en el regreso de Valdeolmillos y Ayón, en este otro gran tema tendrá también que marcar el paso. Si consigue esto tendrá garantizado un buen lugar en la historia de los funcionarios que hicieron algo por el bien del deporte.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo