A balón parado

Un poco de autocrítica se agradecería

Alguien tendría que reconocer ya que los festejos por el Centenario del América, uno de los dos equipos más populares del futbol mexicano, han resultado muy desabridos y hasta polémicos, por una sencilla razón: el descuido con el que se concibieron y elaboraron.

Lo del himno o canción que se estrenó al medio tiempo del partido jugado el sábado pasado en el Estadio Azteca contra los Xolos, no tiene nombre.

Se ha desatado todo un escándalo por el carácter aparentemente fraudulento de la composición interpretada por el desconocido grupo “Matute”.

En España, para no ir más lejos, le han dado revuelo al tema pues todo indica, insisto, en que esta canción fue copiada en música y un poco también en la idea de la letra, de una que estrenó el Sevilla FC.

“Es difícil ver todos los himnos del mundo… Igual y sí se parece al del Sevilla, no lo sé, seguro se ha de parecer a otros más en todo el mundo, pero ese es el himno del Centenario”, le dijo José Romano, presidente operativo del América, a Higinio Robles, reportero de La Afición.

Pero esto suena más a bravata que a reconocimiento de errores.

Lo del himno se suma a una camiseta conmemorativa que no le agradó a muchísima gente, siendo que una que hubiera estado a la altura se pudo haber convertido en un fenómeno de ventas.

¿Y lo de no tener un rival de peso internacional para un partido que sirviera de lucimiento mundial? El pretexto que se haya esgrimido suena, viniendo de una directiva tan poderosa, a poca cosa. Pudo haber sido el verano pasado o más adelante, el caso es que no lo pudieron concretar.

Insisto en que un poco de autocrítica no le caería nada mal a la directiva del América. Reconocer que le pudieron haber dado algo mucho mejor, en varios rubros, a sus millones de aficionados.

De una empresa como Televisa, propietaria del América, se esperaba una escenificación muy pero muy superior a la que terminó por montarse. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo