A balón parado

Los auténticos capitanes y su implacable crítica al "Piojo"

Tiene el canal Sport TV, asociado con Globo, todas las noches de los días de partido, un extraordinario programa de debate acá en Brasil en el que aparecen como únicos invitados, bajo la conducción de un periodista, cuatro viejos capitanes campeones del mundo: Carlos Alberto, Daniel Alberto Passarella, Lothar Matthäus y Favio Cannavaro.

Los cuatro coincidieron la noche del domingo pasado en que la selección mexicana de futbol fue eliminada por Holanda, debido a que inexplicablemente decidió echarse para atrás, dejando de lado todo lo que había hecho muy bien en el primer tiempo y hasta que consiguió, al arranque de la segunda mitad, el uno a cero a favor.

Más extraño les pareció esta actitud ordenada o tolerada o no resuelta por el entrenador Miguel Herrera, cuando los dirigidos por Louis van Gaal habían dado muestras de extrema fatiga debido a los 32 grados de temperatura y alta humedad que se registraron ese día en Fortaleza.

Creo que estas glorias del futbol mundial han dado en el punto en el que debe centrarse el análisis, y en todo caso autocrítica no sólo del propio Herrera, sino de Ricardo Peláez, el hombre que por encima del Piojo participó en el diseño de la estrategia con la que se salió a competir y ganar el juego.

¿Qué pasó? ¿De verdad todo fue culpa del árbitro? ¿Qué dejó de hacer el equipo mexicano? ¿Qué hizo mal?

Estoy por la continuidad de Miguel Herrera, pero creo que debe de mejorar mucho en su capacidad autocrítica. Ahí, si trabaja en ello, es en donde empezará a ser mejor y en donde realmente el equipo nacional puede presentar una cara más agresiva y efectiva en las diferentes competiciones que conforman el proceso rumbo a Rusia 2018.

La selección nacional no consiguió el pase a los cuartos de final, se frustró en su intento por jugar el tan anhelado quinto partido en un Mundial jugado fuera de casa, por errores propios.

No quedó fuera ni por una conspiración arbitral ni por un error del árbitro.    

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo