A balón parado

Una Asociación de Futbolistas poderosa… Si no, no

He oído, como usted seguramente, mucho en los últimos años de la Asociación de Futbolistas Profesionales. Que si se requiere como real contrapeso del desmedido poder que ejercen los dueños de los equipos. Que si la puede manejar tal o cual jugador, alguna de esta figuras que están de salida, como Rafael Márquez.

Leo en el portal de ESPN al buen amigo René Tovar, quien asegura que de acuerdo a sus fuentes, esta Asociación puede ser o será presentada, el próximo sábado. Sin Rafa, pero con personajes como Christian Giménez, Andrés Guardado y el ex jugador Álvaro Ortiz.

Todo indica que así sucederá. Pero siendo el hecho algo muy positivo, creo que quienes están atrás de este esfuerzo deben entender que el solo anuncio de la creación de esta agrupación no basta. Además de presentar la estructura dirigencial y la forma en la que se mantendrán (con cuotas obligatorias, supongo, de los propios afiliados o con cierto porcentaje, así sea mínimo, de los contratos televisivos de los clubes y de la misma selección nacional), lo que debe anunciarse es el plan de trabajo.

Para decirlo en términos un tanto más laborales: ¿Cuál será el pliego petitorio, cuáles serán las demandas iniciales?... Y qué estrategia llevarán para cumplimentar esto.

Sería terrible que la presentación se limitara solo al anuncio de esta agrupación. Significaría que quienes han estado trabajando en este proyecto no se pusieron a estudiar con dedicación cómo funcionan agrupaciones similares en Ligas como la de España o Argentina.

Significaría también que no han tenido la capacidad para negociar con quien tengan que negociar en la Federación Mexicana de Futbol o la Liga Mx, todos estos puntos finos.

La Asociación tiene que nacer con poder. La Asociación tiene que presentar un esquema de financiamiento que le permita reunir fondos para poder trabajar realmente en beneficio de los jugadores. Y debe, en consecuencia, presentar un esquema que otorgue garantías de manejo limpio y honesto de esos dineros.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo