A balón parado

Un arranque de torneo que da para el optimismo

No va a resultar el Clausura 2016 que arrancó este fin de semana tan trepidante como el que concluyó hace algunas semanas con la memorable final en la que los Tigres derrotaron a los Pumas. Pero estoy seguro que va a ser un torneo de mucha calidad, con grandes goles, como el que anotó de chilena el argentino del León, Germán Cano, el pasado sábado al Santos.

La mayoría de los equipos lucen bien armados, con una misión clara que cumplir. Aun los Dorados de Sinaloa, a quienes muchos expertos dan ya por descendidos. La noche del sábado en Tuxtla Gutiérrez no merecieron perder, mostraron una cara interesante, con aplicación defensiva y una velocidad en ataque que les tiene que dar más de los 15 puntos que obtuvieron la campaña que concluyó para ellos el 21 de noviembre pasado.

Tras esta primera jornada veo a un Cruz Azul y a un Monterrey mucho más compenetrados en la idea de equipo de sus entrenadores, Tomás Boy y Antonio Mohamed. Ambos van a mejorar con respecto a lo que les vimos en el Apertura 2015… El León se vio solido pese a no poder alinear a su goleador Mauro Boselli. Apareció en su lugar el ya mencionado Cano con un doblete. Debutó también al argentino Maxi Moralez, proveniente del futbol italiano.

Al América, a los Pumas y a los Tigres les costó este arranque (con una pretemporada más bien nula), pero tienen recursos futbolísticos individuales y colectivos para seguir mandando.

Puebla y Morelia dieron también una demostración de concentración y fortaleza. Jugando así, efectivamente, dejarán el descenso como asunto exclusivo de los sinaloenses.

Jaguares sigue siendo un equipo fuerte y Xolos y Pachuca mandaron también un mensaje de mayor fortaleza. Hay que ver un poco más al Santos, al Querétaro y al Veracruz.

Y en Guadalajara parece que podrán esperar buenos tiempos, con unas Chivas y un Atlas muy bien reforzados. Me llama mucho la atención este torneo. Bueno, hasta el arbitraje lució mejor. 

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo