A balón parado

Más que aplausos, Matosas necesitará paciencia

No puede uno dejar de hablar del América. La presentación de Gustavo Matosas como su nuevo director técnico, así como la llegada de refuerzos como el colombiano Darwin Quintero y el argentino Darío Benedetto, sólo marcan un camino: el de la espectacularidad de la que carecieron con Antonio Mohamed.

Aun así, el Turco resultó incuestionablemente efectivo y quedará en la historia de este equipo como el hombre que los llevó a ceñirse la corona número 12, la que se ha presumido ya los pone como el club más ganador en la historia del futbol mexicano.

Quintero y Benedetto se unirán a Oribe Peralta, Martín Zúñiga, Michael Arroyo, Rubens Sambueza, como los principales encargados de generar goles y peligro en las porterías adversarias. Los que se van son Quick Mendoza y Luis Gabriel Rey.

Para la contención se trajo al argentino Pellerano, de grandes momentos con los Xolos de Tijuana… El que se va es Jesús Molina, pero se quedó el dinámico Osvaldo Martínez.

La defensa parece ser la línea que menos alteraciones sufrirá pues sólo se ha anunciado la salida del central Valenzuela, manteniéndose gente como Paolo Goltz y Pablo Aguilar… Por si se termina yendo Miguel Layún trajeron al paraguayo Samudio… Y es un hecho que el castigado Paul Aguilar volverá a la de ya al primer equipo.

En principio parece un equipo mejor el que tendrá Matosas. Pero la adaptación e integración, el dominio de un sistema que arriesga tanto para salir victorioso no será nada sencillo ni rápido.

Los americanistas harían bien en pensar que los triunfos y la ofensividad prometida pueden tardarse un poco en llegar. Nadie arma de la noche a la mañana un proyecto triunfador.

Pero siendo realistas, a lo que se va a enfrentar Matosas es al reto de verse comparado con el gran resultado que obtuvo que Mohamed y empezará a recibir presión y críticas hasta gratuitas.    

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo