A balón parado

Un viaje a lo imposible… ¿Un viaje a lo inútil?

Con dos derrotas en las alforjas, y un buen desgaste físico llegará el América a disputar la final del futbol mexicano contra los Tigres. Al final sí habrá un equipo castigado por la incongruente manera de manejar el calendario de competiciones de la Liga Mx.

Es un cansancio físico, pero sobre todo anímico el que traen encima los dirigidos por Ricardo La Volpe. No hubiera sido lo mismo si hubieran llegado a la final y ahí, como era de esperarse, el Real Madrid los habría superado.

Fue el viaje a Japón, un viaje a lo imposible y a lo inútil. Y si pierden contra Tigres exhibiendo cansancio mental y físico, un viaje también al sacrificio.

No le conozco mucha capacidad a La Volpe como motivador. Su fuerte es la estrategia aplicada directamente en los entrenamientos. Ni siquiera en el pizarrón. Por ello el que queda mejor habilitado para ejercer en ese papel no es otro que el buen Ricardo Peláez. El sí que sabe de esto. Habla muy bien, sabe poner el énfasis donde éste debe de ir, en charlas uno a uno y colectivas. Pero no sé qué tanto espacio dispondrá para ello en este equipo que cada vez hace más suyo el bigotón argentino.

Las posibilidades que tienen las Águilas de emparejar el doble duelo ante los dirigidos por Ricardo Ferretti pasan por la importancia que los de Coapa den a este aspecto. Tigres es hoy más favorito de lo que lo era hace diez días.

A diferencia de los americanistas, los Tigres han sabido manejar los días de rélax a los que se vieron obligados. Han seguido entrenando, no se han exigido como para arriesgarse a salir lesionados y eso sí, hasta se han dado tiempo de divertirse, alejados de las concentraciones tediosas.

Pero bueno, eso es lo que se puede documentar en uno y otro caso. La historia es de los jugadores a partir del próximo jueves. Ahhh, y por qué no decirlo también, un poco de los árbitros. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo