A balón parado

Ahora sí, el América es un real aspirante

Lo que hizo el América anoche en Costa Rica, goleando al Saprissa de forma casi inmisericorde por 5 goles a 1, demuestra solo la fortaleza que está armando Miguel Herrera.

No es nada sencillo en estos tiempos que corren golear de visitante y menos en un torneo oficial, y todavía menos a un equipo costarricense que son los más fuertes del área después de los mexicanos y quizá de los de la MLS estadunidense.

El América ha puesto la eliminatoria de octavos de final de la Concachampions absolutamente de su lado. Resuelta pues.

Lo que no hicieron los Tigres o los Xolos y lo que difícilmente harán las Chivas hoy pese a la extrema debilidad de su rival.

Le toca ahora a las Águilas mostrar lo mucho que han crecido en la Liga, donde son los superlíderes, aunque no por mucha diferencia. Empatar de visitante, ante los Tiburones Rojos del Veracruz, casi de último momento, que es el último resultado que obtuvieron no es precisamente lo que se espera de este equipo.

Lo importante, sin embargo, es si los de Coapa llegarán a la Liguilla con una mejor percepción de poderío de la que han representado en los últimos años los dos equipos regiomontanos.

Tanto Rayados como Tigres se ven lejos del nivel al que nos tienen acostumbrados. Pero cuentan con elementos para mejorar. En el caso de los dirigidos por Antonio Mohamed la llegada del argentino Albertengo va a aportarle muchísimo al ataque. Y los de Ricardo Ferretti de verdad se toman el torneo con calma. Son el equipo que más control tiene de su crecimiento y saben muy bien que de lo que se trata es de llegar a la fase final con un rendimiento que les permita ganar la Liguilla.

   Por lo pronto, este América está para dar reales esperanzas a sus seguidores. Cuentan con varios equipos titulares, es decir, con variantes precisas y cada una de estas versiones se ve potenciada siempre por una gran banca con suplentes.

Si alguien puede destronar a Rayados y Tigres, ese es el América.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo