A balón parado

Esto va a pasar en el América-Cruz Azul

A la luz de la derrota que le endilgó la noche del sábado pasado el Necaxa, se puede decir que el América no hizo bien su trabajo. Difiero. Hubo largos momentos de dicho duelo escenificado en el Estadio Azteca, en el que los dirigidos por Miguel Herrera prácticamente arrollaron a los apodados Rayos. Se enfrentaron a un problema que no es muy común en este equipo: la falta de contundencia.

Y por supuesto, al orden y al esfuerzo defensivo de los dirigidos por Ignacio Ambriz, quienes intentaron no solo incomodar la natural vocación ofensiva de las Águilas, sino también el hacerles daño.

Pero este América juega bien. Y sabe ganar los partidos importantes. Por esto me parece que si el Cruz Azul termina por echarlos de la Copa Mx, en el duelo único que sostendrán en unas horas más, tendrá que ser porque jugó extraordinariamente bien. No al principio del partido. Ni un ratito.

¿Qué posibilidades hay de que esto suceda? Pocas. Realmente pocas.

Para ganarle al América, el Cruz Azul tendría que jugar, además de casi de forma perfecta, cambiar también el estilo frontal y ofensivo que ha exhibido con Jemez. Volverse conservador no es una opción, pues el equipo no está entrenado para ello. Improvisar le podría salir verdaderamente caro al director técnico español.

Así que lo que hay que esperar es un clásico muy parecido al que se escenificó hace apenas unos días en el Estadio Azul por la Liga Mex, el que terminó con un triunfo 1-3 para los amarillos.

La Máquina empezó muy valiente, echada al frente, generó opciones en el marco defendido por Marchesín, pero no la pudo meter. Poco a poco el América equilibró y luego, a base de acometidas certeras, se fue al frente hasta con cierta facilidad. En el segundo tiempo utilizó el contragolpe para matar.

Habrá goles, habrá espectáculo, habrá tensión y pese a tanto sinsabor por parte de los aficionados cruzazulinos, habrá esperanza. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo