A balón parado

No es con amenazas que el América será campeón

O crees en tu entrenador y lo sostienes contra viento o marea o definitivamente le das las gracias y encuentras a otro que te agrade. Lo que no está nada bien es andar poniendo ultimátums, como se dice le pusieron a Antonio Mohamed.

O ganaba el América el Clásico a las Chivas o el argentino definitivamente se iría, en esta su primera campaña en la que muchos han extrañado al ahora entrenador de la selección nacional, Miguel Herrera.

Seguramente todos en la directiva del América negarán que le pusieron la soga al cuello a su entrenador, pero de varias fuentes se sabe que las cosas así fueron.

¿Qué va a pasar ahora? ¿Saldrá nuevamente advertido de que si no le gana al Cruz Azul, en el otro clásico, el próximo sábado será despedido?

La realidad es que más allá del importante triunfo conseguido anoche en el Estadio Omnilife, el América no está jugando muy bien. Se topó con dos goles provenientes de dos grandes errores defensivos de los rojiblancos. Y luego fue echado atrás por las Chivas que sí no anotaron uno o dos goles fue por su terrible falta de puntería.

Creo que de Yon de Luisa para abajo en las Águilas se deben de tomar el tiempo para repensar seriamente si Mohamed es el entrenador adecuado para mantener su proyecto por el camino del éxito. Un entrenador de futbol profesional no es más o menos bueno si lo amenazan y se deja amenazar.

Mohamed llegó para mantener un proyecto ofensivo y pese a la goleada anoche no es precisamente lo que está haciendo. Pero bueno, por lo pronto, supongo, suena mal intentar ser reflexivo. Ahorita hay que olvidar y sólo, nada más, celebrar. Allá todos los americanistas. Hoy ganarle a esas Chivas tan inofensivas y desabridas no es un gran mérito. El equipo de Jorge Vergara le ha dado la posibilidad de resucitar a casi todos sus rivales en los últimos torneos. 

rafael.ocampo@milenio.com  

 twitter@rocampo