A balón parado

La amenaza de Trump contra la selección mexicana de futbol

Que nadie espere que la Federación Mexicana de Futbol rompa el contrato que tiene con la empresa Soccer United Marketing y deje de jugar esos partidos amistosos que ahora tiene en territorio americano, como señal de protesta por la llegada del antimexicano Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

No tiene por qué hacerlo, aunque seguramente a miles de compatriotas, de aquí y de allá, les encantaría un gesto o una acción de este tipo.

Pero es verdad que las cosas se pueden poner realmente complejas una vez que Trump asuma el cargo, el 20 de enero. Si este hombre desata una cacería de migrantes, si realmente da pasos para solidificar y engrandecer el muro fronterizo que ya existe, si mantiene su discurso agresivo y ofensivo contra los mexicanos... Si todo eso sucede, me imagino que habrá una exigencia real y notoria para que la FMF y otras organizaciones que tienen vínculos comerciales de este tipo, se pronuncien y definan.

Será interesante ver si una organización que se ha definido siempre como apolítica, termina por romper con este concepto y asume una posición a tono con el grado de indignación que este personaje ha despertado.

El tema también puede moverse por otro lado. Que el gobierno de Trump de alguna manera situara como objetivo los escenarios deportivos a donde acuden miles de paisanos, muchos de ellos indocumentados. Ya en algún otro momento, en el condado del sheriff Arpaio, en Arizona, se amenazó con esto. Al final nunca pasó nada. Pero eso puede pasar.

Los partidos de la selección nacional son un espectáculo irresistible para miles de nuestros paisanos trabajadores en Estados Unidos. No solo los que tienen como protagonista a la selección nacional, sino muchos otros que tienen como actor a equipos de la Liga Mx.

Ya veremos qué pasa, pero está claro que hay una amenaza sobre este tipo de eventos que hasta hoy se han desarrollado con absoluta libertad. Hay que prever este escenario.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo