A balón parado

Un poco más allá del Gran Premio del próximo domingo

Sé que hay conocedores del automovilismo deportivo que van a disfrutar del Gran Premio de Fórmula Uno del próximo domingo en el Autódromo Hermanos Rodríguez de la Ciudad de México.

Lo van a disfrutar como evento en sí, desde el punto de vista competitivo viendo detalles que la gran generalidad del público que asista no verá. En este apartado habrá que saber que se llega a esta carrera ya con un campeón, el británico Lewis Hamilton, quien se coronó ayer en Austin, Texas.

Pero un poco más allá de esto, todo lo demás que va a suceder merece ser revisado con detenimiento pues pondrá a prueba la capacidad para organizar grandes eventos de varias entidades, entre ellas el gobierno de la Ciudad de México.

Me parece muy adecuado que con Horacio de la Vega, el director del Instituto del Deporte, a la cabeza, las autoridades de la ciudad estén atendiendo un tema muy importante y sensible: el de la movilidad de los poco más de 100 mil espectadores que acudirán a la carrera y a las pruebas de clasificación que se desarrollarán el viernes y el sábado próximos. ¿Cómo van a llegar? ¿Dónde se van a estacionar? ¿Cómo van a salir del Autódromo? La experiencia en este tipo de temas muchas veces define la calificación final que el espectador otorga al organizador.

Un tema a la par de éste es el de la seguridad de la que dispondrá la gente que pagó un boleto muy caro si se compara éste con el promedio de los espectáculos que se ofrecen en la ciudad. Se sabe, por experiencia reciente que hay bandas organizadas que van a intentar robar estos boletos. Así que habrá que extremar precauciones pero también seguridad.

Luego estará el tema de la reventa, que en teoría no tiene espacio para activarse, pero ya veremos...

En la ciudad habrá cuando menos tres zonas ajenas y distantes del Autódromo donde fans podrán observar en pantallas gigantes el evento. Ahí también se trasladará este reto organizativo.

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo