A balón parado

Si te doy dinero, tengo derecho a exigirte cuentas claras…

Alfredo Castillo está de vuelta. La lucha que anunció cuando asumió la dirección general de la Comisión Nacional del Deporte, contra los directivos deshonestos acaba de ser retomada.

Ahora no hay Juegos Olímpicos de por medio. No hay nada que funcione como amenaza para impedir que el gobierno intervenga en las federaciones cuya operación contable genera francas sospechas. Ni tampoco con aquella en la que de plano hay la certeza de que el dinero que se les otorga para que funcionen se está utilizando para fines personales.

La mañana de ayer nos vimos sorprendidos por la detención del presidente de la Federación Mexicana de Atletismo, Antonio Lozano. Fue a la salida de la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, cuando regresaba de una estancia en la ciudad de Mexicali. Al mediodía, este federativo presentaba declaración en un juzgado del Reclusorio Sur, acusado por desviar más de 4 millones de pesos.

Ya veremos si las pruebas de que dispone la fiscalía para ejercer esta orden de aprehensión son validadas por el juez. De ello seguramente dependerá que otros federativos que han sido duramente cuestionados por Castillo, como el presidente de la Federación Mexicana de Boxeo, Ricardo Contreras, sigan la misma ruta y sean acusados formalmente.

He de decir que me sorprende Alfredo Castillo. Estaba seguro que había abandonado su idea de limpiar de federativos presuntamente corruptos el deporte mexicano. Por lo que se ve ha conseguido nuevamente el apoyo total del presidente de la República, Enrique Peña Nieto y el de su jefe directo, el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño.

Le reconozco su empeño y congruencia en esto. Ahora tiene que quedar todo bien documentado. Y, por supuesto, que aunque no estén cercanos los olímpicos de Tokio 2020, habrá presiones de las federaciones internacionales que han cobijado a personajes como Lozano.

El principio legal es incuestionable. Si te doy dinero tengo derecho a exigirte cuentas. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo