A balón parado

El aficionado no está para perder el tiempo ya

No es que la Liga Mx o la Federación Mexicana de Futbol hayan renunciado a la Copa Libertadores. No, fue la propia Confederación Sudamericana de Futbol la que decidió, con medidas caprichosas y absurdas, quitarse de encima a los equipos mexicanos.

Así tiene que quedar consignado.

Y la verdad que el que esto haya sucedido es algo que debe de celebrarse. Que el futbol mexicano estuviera aferrado a participar en un torneo que no le daba representatividad alguna no tenía caso.

Pero la Libertadores además era un campeonato caduco, con un formato que generaba una infinita aburrición.

Y tras enterarnos de que a la Conmebol le importó un comino que los equipos mexicanos siguieran en su torneo más importante a nivel de clubes, queda revelada que esa idea de que para ellos era un gran negocio la inclusión de equipos como el América o los Tigres o el que fuera, es más falso que un billete de dos pesos.

Este nuevo escenario de la Libertadores sin equipos mexicanos por supuesto que tendrá afectaciones. Así muy rapidito hay que poner en esa lista a una empresa como Fox Sport, dueña de los derechos de transmisión de este torneo.

Nadie querrá ver ahora en México un partido de la Libertadores por televisión. ¿Para qué?

Hace unos días escribí en este espacio la necesidad de promover la participación de los equipos mexicanos en otro tipo de eventos internacionales. Es momento de empezar a trabajar proyectos de este tipo. De entrada algo que unifique de forma firme, un torneo de Copa puede ser, a los equipos de la Liga Mx con los de la MLS de los Estados Unidos.

La misma Concachampions que ahora existe resulta una tortura por el afán de meter a todos los países con sus equipos destacados, mismos que resultan siempre una grotesca comparsa.

El aficionado reclama partidos interesantes, torneos competidos. No está para perder el tiempo.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo