A balón parado

A punto de darse el mayor absurdo del futbol mexicano

Tendrá que ganar el Necaxa en el estadio Azteca el próximo domingo... Como lo tendrá que hacer también el León, de visitante, ante los Tigres. Por lo que vimos ya en los partidos de ida de estas semifinales del futbol mexicano, habría que empezar a hacernos a la idea de que la final será entre los Tigres y América... Es decir, tendremos que esperar hasta el domingo 25 de diciembre para conocer al campeón.

¿Qué van a hacer los Tigres durante las dos semanas en las que la Liguilla se tendrá que suspender para esperar que América concluya su participación en el Mundial de Clubes que se jugará en Japón?

Lo tendrán que imaginar muy bien los directivos del equipo universitario. ¿Jugar dos o tres o cuatro partidos amistosos? ¿Contra quién? La mayoría, si no es que la totalidad de los equipos de la Liga Mx o Ascenso Mx se encuentran de vacaciones, en una de esas apenas empezando la pretemporada.

¿Contra equipos de la MLS? Complicado, se arriesgarían a innecesarias lesiones y además es casi imposible que en esos duelos mantengan un nivel competitivo.

Está a punto de conformarse uno de los mayores absurdos que puede fabricar el futbol mexicano. Todo porque su calendario se ve alterado por lo que paradójicamente es su mayor atractivo: la Liguilla.

Si la manera de definir al campeón en México implica un alargamiento del torneo y la realización de juegos a media semana, para que diablos entonces se acepta la participación en competencias internacionales.

Si esto es un compromiso obligatorio pues entonces para qué diablos se sostiene el formato de la Liguilla.

Es evidente que el América también corre riesgos de lesiones debido a su participación en el referido torneo... También regresará a México tras un viaje agotador... pero es más factible que el mundial les ayude a mejorar su ritmo de juego.

Y Tigres, si se conforma esta final tan cantada, tiene todas las de perder.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo