A balón parado

La absurda victimización de "Memo" Ochoa

Pareciera que sólo una lesión que ausentara a Carlos Kameni de las canchas le podrá otorgar la titularidad a Guillermo Ochoa en su equipo, el Málaga.

Lo que hace unos meses se catalogó como una gran decisión del portero mexicano, fichar por un equipo modesto, venido a menos inclusive, que estaría prendido y necesitado de su fama y capacidades, hoy parece un hecho por completo desafortunado.

Es muy fácil aseverar que la suplencia del portero de la selección mexicana de futbol en el Mundial de Brasil, se debe a la mala voluntad que le genera al entrenador Javier Gracia. Pero no hay testimonio alguno que pueda probar esta sentencia.

Tampoco puede tomarse en serio la versión que vincula la titularidad de Kameni al hecho de que como es de los jugadores que más cobran, tiene entonces que desquitar su salario siendo tomado en cuenta siempre como el portero que arranca.

Quizá deba ser tiempo de responsabilizar solamente a Ochoa de no saber ganarse la plena confianza de su entrenador. Quizá sea tiempo de aceptar, que pese a las extraordinarias cualidades de Memo, el camerunés Kameni anda en mejor momento.

Hay quienes disfrutan victimizando a el ex portero del América. Ven sólo lo que quieren ver. ¿Por qué dudar de un entrenador como Gracia que no es ningún tonto como para tomar una decisión que perjudique su presente y su futuro en el equipo?

Por lo demás, el Málaga es una agradable sorpresa en esta temporada que vivirá la jornada 10 este fin de semana. El equipo se sitúa en el séptimo lugar, con 4 juegos ganados, 3 empates (uno de ellos ante el Barcelona) y sólo 2 derrotas. Tienen 11 goles a favor y 8 en contra, es decir, reciben menos de un gol por partido.

Insisto, a la luz de estos números, ¿alguien puede documentar mala fe? ¿No será por esto que Memo está buscando ya un nuevo equipo, pese a tener contrato hasta junio de 2017?  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo