A balón parado

¿Presidente de Concacaf o agente del FBI?

Habrá que caracterizar desde ya al canadiense Víctor Montagliani como uno de los grandes encantadores con los que cuenta la humanidad.

¿O cómo explicar que este hombre haya ganado, y hasta con holgura, la elección más complicada que pueda vivirse en el mundo del futbol?

Montagliani fue designado la mañana de ayer jueves como nuevo presidente de la Concacaf, la organización futbolística que agrupa a los países de Norte, Centroamérica y el Caribe. Su elección es un misterio. La Concacaf está integrada por 41 países. De éstos, 3 pertenecen a Norteamérica, 7 a Centroamérica. Las restantes 31 federaciones nacionales pertenecen al Caribe.

Desde 1989 la Concacaf era gobernada por caribeños, tras 20 años de dominio mexicano en la figura de Joaquín Soria Terrazas.

Ningún directivo que no fuera caribeño había podido ganar una elección para la presidencia de la Concacaf en 26 años. ¿Cómo le hizo el señor Montagliani para conseguir 25 votos a favor? Su rival, el bermudense Larry Mussenden, se quedó con los restantes 16 sufragios. Dando por descontado que Canadá, Estados Unidos y México, más los 7 países centroamericanos votaron por el canadiense, 15 países caribeños votaron por él. ¿Quiénes fueron? No se sabe pues se dice que el voto fue secreto. La reunión no fue transmitida por televisión ni contó con la presencia de periodistas o medios.

¿Qué les ofreció, qué les dará Montagliani a estos federativos acostumbrados a cobrar por sus votos, a obtener canonjías a cambio de su apoyo? ¿De verdad alguien cree que el simple discurso renovador y comprometido con la transparencia y la honestidad del canadiense fue suficiente para convencer a estos señores que antes le hicieron la corte a Jack Warner o a Jeffrey Webb (presidentes de la Concacaf hoy procesados por corrupcion en Estados Unidos)?

¿O será que el señor Montagliani los amenazó respaldado por el FBI de Estados Unidos y por la policía suiza que andan todavía tras varios de ellos? ¿Votos a cambio de impunidad o de buen trato? ¿Nuevos testigos protegidos?

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo