A balón parado

Víctimas de sus propias camisas de fuerza

El futbol mexicano debe privilegiar la transparencia y honestidad por encima de cualquier otro valor.

Siempre habrá puntos de vista enfrentados y polémicas encendidas en un mundo donde la competencia rige todo. Pero precisamente para que esa competencia se mantenga sana deben de respetarse las reglas y el sentido de igualdad que éstas buscan cuidar.

Por más que la directiva del Pachuca y del León se empeñen en asegurar lo contrario, las repentinas bajas de dos de los jugadores extranjeros que tenían registrados para esta campaña, y su respectiva sustitución por otros refuerzos foráneos, rompe con el espíritu del reglamento que legítima este tipo de cambios.

Dicho de otra manera, la regla permite la sustitución de un jugador extranjero registrado cuando este es contratado por un equipo del exterior. Y hay varios casos que se apegan a esto. Uno de los últimos puede ser el del colombiano Teófilo Gutiérrez, que bajo contrato en el Cruz Azul fue comprado por el River Plate de Argentina. Fue público el interés de este equipo y también el del jugador.

No es el caso de los dos movimientos de los equipos propiedad del Grupo Pachuca. Ellos decidieron dar de baja, deshacerse, puede decirse también, del argentino Diego Buonanotte y del colombiano Yamilson Rivera. Hay pruebas de que no hubo equipos que llegaran a comprarlos.

Esto da pie a que cualquier equipo de ahora en adelante haga lo mismo. Historia que empezó hay que ser justos también con el Querétaro el torneo pasado, cuando tardíamente ficharon al brasileño Ronaldinho.

Muchas veces los directivos en el futbol mexicano son víctimas de las camisas de fuerza que se mandan hacer. En esta historia si quieren seguir así como el Querétaro y el Pachuca y han decidido caminar pues, que cambien el reglamento. Tan sencillo. Mientras hacen eso, pues que se aguanten la crítica.

Pero está bien que nadie quiera verle la cara de idiota a nadie y que tampoco se sientan ofendidos ni perseguidos por los que advierten sus contradicciones.

Como quiera que sea, uno no puede obviar la pasiva actitud con la que las autoridades de la Liga Mx han contemplado estos casos. No basta con decir que el sistema de transferencias de la FIFA, que regula este tipo de asuntos, liberó los pases, y eso permitió el registro de los nuevos refuerzos del Pachuca y del León. Pero bueno, al final, problema de ellos. 

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo