A balón parado

Vergara encontró un buen entrenador y un poco más, en Matías Almeyda

Por fin, parece que después de muchos intentos, Jorge Vergara le atinó. Cuestionado como nunca hace unas semanas, cuando decidió despedir de la dirección técnica de las Chivas a José Manuel de la Torre y poner en su lugar al inexperto en el futbol mexicano Matías Almeyda, hoy puede sonreír y presumir que esa decisión es la que le otorgó a su equipo la Copa MX.

Y es que nadie hoy podrá argumentar que el argentino Almeyda no ha sido el factor fundamental para que un equipo que lucía extraviado y débil se haya potenciado casi de la noche a la mañana.

Las Chivas de Almeyda son un equipo con alma, que pelea cada pelota, que muestra dinámica, pero sobre todo son un plantel que ataca y asume riesgos. Tienen ya una identidad y un estilo bien definidos y diferentes a las que tenían con el Chepo.

Estoy seguro que si los rojiblancos no hubieran recibido esta inyección de elementos (que tienen que ver con la mística y la unión del grupo también, ahí está el rezo que orquestó, todos hincados, para agradecer el título), no se habrían coronado la noche del miércoles pasado contra el León, en plena cancha de los panzas verdes.

No han conseguido todavía sacar una distancia notable del último lugar de la tabla de cocientes que define el descenso, pero jugando así pronto lo van a conseguir. Las Chivas tienen tres partidos por jugar: contra Dorados, en Culiacán; contra el Atlas, en el estadio Jalisco y contra el Santos, en su cancha del Omnilife.

Si llegaran a ganar esos 9 puntos en disputa alcanzarían los 27 puntos, con los que es muy probable que se meterían a la Liguilla.

Ya en el torneo pasado, el Guadalajara del Chepo lo hizo, llegando hasta la ronda de semifinales. Además se metió a la final de la Copa MX, ante el Puebla, con la salvedad de que la perdió.

Pero un poquito más allá del título conseguido en León y de lo que puedan hacer en este torneo, lo que parece es que, por fin, Vergara le atinó con el entrenador.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo