A balón parado

Vergara y el arte de sacudir y remover lo que funciona

Siempre he escrito y dicho que la condición de propietario único de las Chivas le da a Jorge Vergara el incuestionable derecho de hacer con su equipo lo que se le pegue la gana.

¿Quién lo puede impugnar cuando es él, con su dinero, el que mantiene la operación del equipo?

El hecho de que las Chivas del Guadalajara sean el club de futbol más popular, el de puros mexicanos, o el mote que usted le guste poner, no proviene de que tengan una estructura accionaria con participación multitudinaria, ni porque respondan sus decisiones a los designios de ninguna asamblea del pueblo.

Así que el responsable único y final de las decisiones acertadas que tome, pero también de sus yerros es el propio Vergara.

Es cierto que los beneficiarios o víctimas de ello serán millones de fanáticos a los colores rojiblancos que ponen todo su ánimo a la exposición de un marcador. Pero bueno, eso al parecer es muy complicado de entender, casi imposible de traducir en una toma de decisiones.

Y todo este rollo porque otra vez, por enésima ocasión, Jorge Vergara dará pie a nuevos cambios en su estructura. Una estructura que, con todo respeto, creo que ni él mismo entiende.

A la llegada de Rafael Puente del Río a lo que parece ser la instancia de máxima decisión en lo deportivo (y lo escribo así porque no alcanzo a entender si Paco Palencia está arriba o debajo de él), se decidió reformar la estructura de fuerzas básicas.

Se despidió a todos o casi todos los que tenían responsabilidades fuertes en ella, empezando por José Luis Real. Y vendrá ahora un hombre con experiencia en el Barcelona, español o catalán, aunque curiosamente nacido en México.

Están en todo su derecho de mover y remover, lo curioso del punto es que le están dando una sacudida a algo que sí funcionaba. Uno de los puntos donde Chivas operaba con éxito documentado es el área de fuerzas básicas.

Que últimamente ningún muchacho destacado en su cantera se pudiera consolidar como figura en el primer equipo no es responsabilidad del director de fuerzas básicas.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo