A balón parado

Valió la pena aguantar tanta soberbia

No fue nada fácil para directivos como Yon de Luisa soportar la postura intransigente que durante muchos momentos de la negociación por Raúl Jiménez, mantuvieron los representantes del Atlético de Madrid.

Hubo ratos en los que el trato que le dispensaron a los negociadores del equipo mexicano, cargado de soberbia, lo único que indicaba a los americanistas era que suspendieran cualquier diálogo.

No lo hicieron. Por respeto a los deseos de su jugador y, obviamente, también por el interés que tenían en concretar una operación que los llevaría a posicionarse como el equipo de la Liga MX en vender al jugador mexicano por el que más se ha pagado.

No hay cifras oficiales, pero se asegura que Raúl Jiménez le costó al Atlético de Madrid entre 13 y 15 millones de dólares.

Que bueno que, poco a poco, el futbolista mexicano empieza a cotizarse y a salir del país tras el pago a los equipos que lo formaron de sumas atractivas. Antes de Jiménez, fueron vendidos a Inglaterra por parte de Pumas, Efraín Juárez y Pablo Barrera, ambos ya de regreso a nuestra Liga. Chivas vendió a Javier Chicharito Hernández al Manchester United, pero antes negoció al Maza Rodríguez y a Carlos Salcido… Pachuca acomodó muy bien a Héctor Herrera con el Porto. El América recientemente vendió a Diego Reyes también al Porto.

Un poco antes de estas operaciones, producto de la buena actuación de la selección en el Mundial de Alemania 2006, fueron a la Bundesliga, Pável Pardo y Ricardo Osorio.

En todos estos casos, estoy seguro, los directivos de los equipos mexicanos que vendieron tuvieron que aguantar actitudes nada amables, y desechar propuestas que llegaron a considerarse ofensivas.

Ya irán sumando y, sobre todo, compartiendo experiencias.

Por lo pronto, en todos estos casos queda muy claro que los clubes de futbol mexicanos pueden obtener muy buenos ingresos si se dedican más a apoyar la formación y consolidación de talentos, que a traer y traer del extranjero jugadores que no valen la pena.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo