A balón parado

Estados Unidos, el incuestionable ganador de la Copa América Centenario

El éxito de la Copa América del Centenario, es el éxito de Estados Unidos como país anfitrión.

Esta nación ha demostrado que cuenta con una mucha mejor infraestructura que la que presentó en el ya lejano 1994 cuando les correspondió organizar el Mundial que terminó ganando la selección brasileña en aquella disputadísima final jugada en el Rose Bowl de Pasadena, contra los italianos. Una infraestructura que es capaz, inclusive, de imponerse a las condiciones climatológicas extremas del caliente verano.

Estados Unidos 94 fue la primera Copa del Mundo que cubrí como periodista. Tuve como oficina central la capital, Washington, D.C… Recuerdo con precisión el fortísimo calor que impactó en las canchas durante todo el torneo.

A diferencia de los partidos de aquel mundial, que se jugaron al medio día o en horas tempranas de la tarde (para que en la dominante Europa se pudieran ver en horario de televisión prime time), en esta Copa América los juegos estelares se pudieron jugar de noche. Esto ayudó por supuesto a contar con un mejor clima. Pero también es cierto que en este 2016 se han dispuesto de estadios techados, como el de Phoenix o el de Houston. Inmuebles que no existían en el 94.

Y saco esto a colación porque tanto se ha cuestionado que se le diera la sede a Qatar 2022 donde se plantea la FIFA pasar el Mundial al mes de diciembre para evitar el calor agobiante y riesgoso para la salud de jugadores y público.

Y pronto conoceremos los números de este torneo. Tan sólo en la final de anoche en el Metlife Stadium se dieron cita, en un lleno esperadísimo, 82 mil 026 aficionados… Y en todo el torneo un promedio un poco mayor a los 40 mil espectadores por partido. Un dineral el que originó por todos lados. Por los boletos de entrada, por los derechos de televisión, por los esquilmos, por los hoteles, aviones y coches rentados utilizados por los fans.   

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo