A balón parado

El Tri será competitivo, pero tiene muchos pendientes

Ninguno de los partidos de preparación que sostendrá la selección mexicana de futbol de aquí a que empiece el Mundial se parecerá tanto a los juegos que tendrá que enfrentar en Brasil, como el que sostuvo el Tri anoche contra Nigeria.

Los africanos fueron un rival entero y complicado, con la presencia en la cancha de prácticamente todas sus figuras. Plantearon un partido tenso y concentrado, con un sistema agresivo, pero sin descuidarse en su zona defensiva. Antes de los cambios del segundo tiempo, generaron peligro sobre la meta defendida por Guillermo Ochoa y prácticamente secaron el juego ofensivo mexicano.

Los nigerianos exigieron en verdad al equipo tricolor. Nos hicieron recordar a todos que las jugadas a balón parado, que los disparos desde fuera del área son fundamentales en los enfrentamientos con igualdad de fuerzas en una Copa del Mundo.

También, por supuesto, nos vino a la memoria que se debe de incrementar la capacidad para definir las pocas ocasiones que se generan, como aquel remate de cabeza de Rafa Márquez tras un tiro de esquina que terminó sacando el portero Enyeama... O aquel disparo de Oribe pegándole al balón de aire tras ganar una disputa área...

En fin, no sustituyo con este escrito una crónica que presentaré en otras páginas. A mí, lo que vi anoche, me permite concluir que el equipo que dirige Miguel Herrera va a ser competitivo, va a luchar y va a dar guerra a cualquiera de los rivales que le toquen. Y esto lo digo porque durante los últimos meses el Tri daba tantas señales de debilidad que se creía que cualquier representativo que le tocara le pasaría por encima.

Pero también concluyo que el equipo presenta debilidades notorias. Una defensa centra lenta, muy lenta en ocasiones. Una defensa por las bandas hasta un poco flácida... En la parte ofensiva hacen falta muchas cosas también... Pero de esto hablaremos mañana.  

http://twitter.com/rocampo