A balón parado

Torpeza y engaño, en la selección nacional

Por una o por otra razón, pero la selección mexicana de futbol vuelve a quedar a expensas de situaciones que debieron preverse o de plano no permitirse.

¿Por qué razón se convoca al Chicharito Hernández si se sabía que iba a estar involucrado en una transferencia al cierre de los registros en el futbol europeo?

Y no puedo aceptar que alguien me diga que no se sabía pues es responsabilidad de quienes dirigen a la selección estar en plena y abierta comunicación con el jugador y/o sus representantes.

Y conste que estoy planteando una opción de flexibilidad en la que la Federación Mexicana de Futbol apoyara al jugador para que completara sin ninguna presión su trámite de incorporación al Bayer Leverkusen... No estoy diciendo que apelando al reglamento de las fechas FIFA hubiera forzado las cosas para que el Chicharito se presentara en Salt Lake y hasta que completara su llamado en Dallas, el próximo martes 8 de septiembre, se trasladara a Alemania.

Chicharito en una de esas llega este jueves a integrarse con la selección y evidentemente no va a jugar contra Trinidad y Tobago.

No conforme con esto, la FMF dio a conocer el mediodía de ayer que Jesús Manuel Corona, nuevo jugador del Porto, causa baja de la selección por "problemas migratorios"... ¿Qué es esto? ¿No podían ser más específicos y explicar de qué clase de problemas migratorios estamos hablando?

Cualquiera que resultara es increíble que no se conociera antes de que el jugador fuera llamado. ¿O alguien no está diciendo la verdad? ¿Es cierto que el Porto presionó para que el jugador no fuera llamado?

Y luego, la llegada tardía de Rafael Márquez, que por problemas con un vuelo... Y la llegada tardía de Miguel Layún, también con el pretexto de su transferencia al Porto.

Alguien no está haciendo bien su trabajo en la Dirección de Selecciones Nacionales. Se están pasando de torpes y se están pasando de vivos, al mismo tiempo.
rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo