A balón parado

Toronto 2015 y el mal presagio

Se avecinan tiempos de cambio en el deporte nacional. De esto no tengo la menor duda. No tengo claro todavía si éstos podrán alcanzar la categoría de positivos, por lo profundo que resulten, o simplemente se convertirán en un manotazo que haga que todo se alborote y disperse.

Entiendo que el compromiso del nuevo titular de la Conade, Alfredo Castillo, está cifrado en ponerse por completo del lado del atleta y, en consecuencia, darle las herramientas que requiere para que pueda conseguir los objetivos que se impongan. Todo empieza por eliminar lo más rápido que se pueda la inservible pero al mismo tiempo voraz burocracia que controla a la gran mayoría de las federaciones.

Recuerdo ya propósitos muy parecidos que terminaron nada más en una sacudida de los peligrosos avisperos en los que se anidan una enorme red de intereses económicos, mal habidos una buena cantidad de ellos. Fue durante la gestión del querido profesor Nelson Vargas, a quien el presidente Vicente Fox le dio la responsabilidad de manejar el deporte nacional. Nelson fue tan frontal y tan decidido que terminó peleándose con muchos y al final sus buenos propósitos se quedaron casi congelados, pues para mover para adelante el deporte nacional se requiere que todos los que forman parte de él, le entren.

Cuenta Alfredo Castillo, a quien le conozco un perfil exigente, con la ventaja de que ya no está la poderosa figura de Mario Vázquez Raña, contra quien Nelson terminó completamente enfrentado. Don Mario seguía ejerciendo el control del deporte nacional hasta su muerte, hace algunos meses.

Hoy no hay dos mundos irreconciliables. Con diálogo, con ideas, con inteligencia, se pueden unir.

Por lo pronto vienen unos Juegos Panamericanos que presagian tormentas, pues nadie cree que en ellos se puedan obtener los resultados que marquen un avance. Lo primer que no debe suceder es que los dirigentes se empiecen a deslindar y a acusar como responsables. La primera prueba que tienen es la de la unidad ante la adversidad.  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo