A balón parado

¡Tomás Boy tiene razón! Los responsables del fracaso son:

Casi siempre, para los buenos entrenadores de futbol que se encuentran disponibles, es un mal momento tomar las riendas de la selección nacional.

¿A un Marcelo Bielsa, por ejemplo, le interesará exhibirse en su debut con dos partidos oficiales de visitante, en noviembre próximo, contra Estados Unidos y Panamá?

Yo creo que no. El prestigiado director técnico argentino, sin vínculo con equipo alguno, es intenso, es arriesgado, pero no es tonto.

A falta de dos meses para que estos dos enfrentamientos se registren, en el arranque del hexagonal clasificatorio al Mundial de Rusia 2018, el entrenador del representativo nacional sigue siendo Juan Carlos Osorio. Y más allá de las posiciones de los críticos, que en su mayoría exigen su despido, creo que lo inteligente y congruente es que lo dejen.

A Osorio le debieron haber dado las gracias en junio pasado, cuando sus dirigidos fueron humillados y eliminados de la Copa América Centenario por los chilenos al son de una espantosa goleada.

Con la selección clasificada a este torneo final, no había riesgo alguno como para dar paso a una nueva experimentación. El caso es que no se dio y ahora suena improcedente apartarlo.

Alguien debe entender entre quienes dirigen a la selección desde puestos directivos no de cancha, que el puesto de entrenador no está ligado a conceptos mágicos, sino a sesiones de trabajo repetitivas y consistentes. El margen en este apartado, para quien hipotéticamente llegue como relevo, es nulo.

El miércoles pasado, Tomás Boy mencionó algo, en su conferencia de prensa previa al duelo que su maltrecho equipo, el Cruz Azul, jugará este sábado contra el América, que debería causar una reflexión seria.

Me refiero al argumento de que quizá el mal de la selección no esté en los entrenadores que llegan, sino en una generación de futbolistas que los ha hecho fracasar. Una generación a la que se le calificó en su momento como "dorada" y que se ha ido difuminando. Sí, la de Chicharito, Gio, Vela, Moreno y algunos más.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo