A balón parado

Que Tigres rompa la muralla de la Conmebol

Con su triunfo de ayer en Perú, los Tigres prácticamente amarraron su pase a la siguiente fase de la Copa Libertadores. A falta de tres partidos, dos de ellos como local, se puede hablar que los dirigidos por Ricardo Ferretti estarán en la ronda de eliminación directa, buscando el campeonato que ningún otro equipo mexicano ha podido lograr.

¿Tiene argumentos el equipo universitario para realmente ilusionar a sus aficionados con este logro y esta distinción?

Creo que sí. En términos de riqueza de plantel se puede decir que no tiene casi competencia en la Liga MX.

Lo que habrá que empezar a ver es el tipo de rivales a los que se estará enfrentando en la siguiente ronda el equipo mexicano. Falta por conocer a las reales potencias de este torneo, que quizá en dos jornadas más queden perfectamente perfiladas.

Y falta ver también si los de Ferretti, que dan una de cal y otra de arena en la Liga MX, realmente crecen en lo futbolístico, generando más alternativas ofensivas que la que representa el ecuatoriano Joffre Guerrón.

Harían bien de cualquier forma los aficionados de Tigres en contemplar que si su equipo llega a clasificar a la Liguilla, el calendario se les va a complicar de forma seria, teniendo que escoger entre uno y otro torneo.

Es imposible que la Liga MX pueda modificar su calendario en los próximos meses para favorecer el paso libertador de los Tigres.

A mí me gustaría, ante esta disyuntiva, que Tigres vaya con todo por el torneo continental. Sería ideal que un equipo mexicano les arrebate su torneo más importante a los sudamericanos. Aunque sea la última vez que los mexicanos compitieran en la Libertadores.

Entiendo a quienes pregonan que los equipos de la Liga MX se deben a su Liga y a las televisoras que les pagan la exclusividad (que no son las mismas que los transmiten en la Libertadores), pero es tiempo de pegar con fuerza y generar una buena sacudida.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo