A balón parado

El "Temo" y sus seis semanas de futbolista y político

Si no ocurrió nada raro, pues en la política mexicana puede pasar cualquier cosa, hoy a las cinco de la tarde, Cuauhtémoc Blanco quedará registrado como candidato a la presidencia municipal de Cuernavaca, por el Partido Social Demócrata.

   Más allá de que los tiempos electorales son precisos y rigurosos, implicará este hecho la consumación de un acto que no agrada nada en la Federación Mexicana de Futbol y en la propia Liga MX.

Me refiero al hecho de que uno de sus afiliados, en este caso un jugador activo en sus registros, incursione en el campo de la política manteniendo su pertenencia a ellos.

Cuauhtémoc Blanco ya anunció que se retirará del Puebla, sin importar que su actual equipo se mantenga en competencia, una vez que se de el banderazo a su campaña, lo que no sucederá hoy, sino semanas más adelante.

Pero ya el hecho de que los reflectores y cámaras de los distintos programas noticiosos y periódicos le dediquen mañana a Cuauhtémoc espacios seguramente notables, estoy seguro provocará en más de uno entripados en las oficinas situadas en la calle de Colima, en la Colonia Roma.

Lo que sí pudieron lograr con el propietario del Veracruz, Fidel Kuri, la Liga MX o la FMF no pudieron hacerlo con Cuauhtémoc. El señor Kuri hace varias semanas ya que delegó todas sus responsabilidades en su hijo y que se sepa ha cumplido apartándose de los reflectores que otorga su equipo.

Cuauhtémoc en cambio seguirá ocupando un lugar en la plantilla dirigida por José Guadalupe Cruz al menos durante seis semanas más. Ya formal candidato a la presidencia municipal de una ciudad en la que no reside (trabaja en Puebla), podrá tener minutos en la cancha o como el sábado pasado en Tuxtla Gutiérrez, aparecerá en la zona de banca convertido casi ya en el auxiliar de su entrenador.

A ver qué reacción hay en la Liga MX y en la FMF mañana por la tarde cuando constaten que Cuauhtémoc está saliéndose con la suya.  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo