A balón parado

Los Sub 17 y la gran pregunta del futbol mexicano

La selección mexicana de futbol es una verdadera potencia en la categoría de menores de 17 años. Los títulos conseguidos en los Mundiales del 2005 y el 2011, el subcampeonato del 2013, lo avalan.

Pero sobre todo tiene un presente muy grato. Lo que este representativo viene mostrando en la Copa del Mundo que se lleva a cabo en estos momentos en Chile es realmente notable. Le ganaron a Argentina y a Alemania en la fase de grupos. Y ayer terminaron goleando en octavos de final al equipo anfitrión.

Hoy el cuadro dirigido por Mario Arteaga (un modesto atacante que jugó entre otros para las Chivas) es favorito para cuando menos asentarse en las semifinales.

¿Qué propicia o explica que el futbol mexicano sea una potencia en esta categoría? Sin duda debe decirse que el extraordinario trabajo que realizan en fuerzas básicas equipos como el Pachuca, Atlas, Chivas, el mismo América, Monterrey y algunos otros. No todos, por desgracia, pero sí los suficientes.

Los entrenadores que contrata la Federación Mexicana de Futbol para estas divisiones inferiores el primer problema al que se enfrentan es muy sano: el de seleccionar a un número preciso de futbolistas dentro de una baraja muy amplia.

Luego lo que tiene que destacarse es el talento y buen trabajo de esos directores técnicos, Jesús Ramírez, Raúl Gutiérrez y ahora él ya mencionado Arteaga. Al mismo tiempo la planificación y el apoyo que se otorga por parte de la Dirección de Selecciones Nacionales, es otro de los puntos fuertes.

No es fácil de lograr, pero lo que la FMF debe de buscar es que estos jóvenes Sub 17 tan exitosos maduren y repliquen sus logros, pero en una selección mayor. Ese es el gran tema que tiene que resolver el futbol mexicano. No es algo ligero. ¿Quién puede hoy responder qué es lo que está fallando? ¿Quién puede ayudar a que este proceso se cumpla?


rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo