A balón parado

Siempre se espera más de los dueños del futbol

No recuerdo una sola reunión de dueños de la Primera División del futbol mexicano que termine quedándose corta respecto a las expectativas de cambio que genera y lo que finalmente se acuerda en ella.

Ayer pasó nuevamente. Que si se discutiría a fondo el tema de la multipropiedad y se tomarían medidas para permitirla otra vez sin candado o condición alguna... Que si se determinaría al nuevo administrador del equipo Querétaro, cuyo propietario Amado Yáñez enfrenta un proceso judicial que lo mantiene arraigado y con sus empresas intervenidas por el gobierno... Que sí se plantearía que el Atlante y los Estudiantes Tecos jugaran una serie de promoción para quedarse con el sitio del, en teoría desafiliado, equipo queretano.

Pero en el tema de la multipropiedad aparentemente nada cambió, pese a que la realidad indica lo contrario y la concentración crece, lo que se dijo es que se mantienen los acuerdos anunciados hace un año, los que pondrían fin a este fenómeno en el plazo pactado.

Del tema Querétaro resulta que se sigue en lo mismo, aduciendo que el SAE (Sistema de Administración y Enajenación de Bienes) les pidió más tiempo para tomar una decisión de si se puede vender y a quién. Mientras, se buscará un administrador temporal que tendrá que garantizar la operación del equipo. O sea nada nuevo. Y se mantiene la incertidumbre para los integrantes del plantel, la ausencia de pagos puntuales, el pago de los adeudos.

Creo que las asambleas o reuniones de propietarios tendrían que replantear su agenda de temas. Parece muy poco lo que se aprovecha la presencia y asistencia de personajes tan relevantes.

O si de verdad se discute de forma seria y profunda, pues resulta imposible conocer a detalle lo que pasa tras bambalinas, entonces lo que falla es la forma en la que se comunica a los medios y, consecuentemente al público, los resultados.  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo