A balón parado

Pulido y Delort, refuerzos pero para el siguiente torneo

Que refuerzos como Alan Pulido o Andy Delort, el francés recién incorporado por los Tigres, lleguen cuando está por jugarse la fecha 8 de un torneo, cuya fase regular se juega a 17 jornadas, debería de tomarse casi como una mala broma.

Llegan sin el estado físico óptimo y sin ensayo alguno que les permita adaptarse con prontitud a un sistema de juego y a unos compañeros. Deberían de tomarse como los primeros refuerzos del plantel que actuará, pero en el siguiente campeonato.

Pero no. A ambos, mucho más al delantero mexicano, se les exigirá de inmediato y se tomará como un reverendo fracaso si no hacen o ponen goles.

El cierre de registro de transferencias finalizó ayer. Esta fecha tiene sentido para la mayoría de las ligas europeas, que recién iniciaron actividad. Pero en México no. Es, insist, una desproporción o un absurdo. Sólo genera manoseo y este atenta contra la credibilidad que toda competición tiene que cuidar como valor fundamental.

Pulido tiene la ventaja de que sus competidores en la posición de atacantes en el plantel rojiblanco no cuentan con su experiencia. Ni Ángel Zaldívar, por más encumbrado que aparezca tras ser llamado a la selección nacional. Ni Marco Bueno, quien no ha podido consolidarse en la primera división tras una trayectoria exitosa como juvenil, aparecen como contendientes temibles.

Pero el argentino Matías Almeyda tendrá que tener mucho cuidado en cómo llevarlo. Si lo quieren mostrar desde un inicio, sin cuidar de su adaptación, le pueden hacer mucho daño.

En el caso de Delort las cosas parecen más complicadas o también puede decirse más tranquilas pues en realidad el equipo que dirige Ricardo Ferreti no lo necesita. Tigres tiene a Gignac, a Sosa, a Aquino, a Damm... Entre otros varios.

Vuelvo a la visión periférica con la que empecé estas líneas. No es bueno que la Liga Mx sea tan permisiva en cuanto a la incorporación de refuerzos. Es poco serio para todos. Es perjudicial también para esos jugadores que llegan de última hora pues los pone en desventaja.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo