A balón parado

Peláez y su nuevo rol en el América

Todo indica que el América cambiará pronto de entrenador. Hay testimonios de sobra que documentan que Nacho Ambriz no está a la altura de las exigencias y retos de este club. Menos ahora que uno de los dos equipos más populares del futbol mexicano se apresta a festejar su centenario de vida.

Por alguna razón que no alcanzo a comprender, un hombre que sabe mucho de futbol y que parte de la lógica para fincar su conocimiento y acción, como Ricardo Peláez, ha decidido sostenerlo. Parece más una cuestión de orgullo y de soberbia que de inteligencia.

Más allá del manejo disciplinario del equipo, que protagonizó tarjetas rojas absurdas durante sus competiciones en el último semestre del 2015, Nacho Ambriz careció del dominio de la estrategia y la táctica que potenciara a un equipo en momentos de real necesidad. Así quedó claro en la semifinal del torneo pasado, cuando malas decisiones suyas fueron el principio del fin en aquella eliminatoria contra Pumas. Así quedó también de manifiesto en aquel duelo ante los chinos dirigidos por el brasileño Scolari, en el arranque del Mundial de Clubes.

Por esas fallas que representaron sendos fracasos cualquier otro entrenador de este equipo hubiera sido despedido.

Ignoro cuál es la razón por la que Ricardo Peláez se empeñó en sostener una temporada más a Nacho Ambriz. Parece una cuestión de carácter personal. Me explico: Todo indica que para Ricardo es un tema de orgullo el que su apuesta termine por conseguir algún campeonato, pero también su decisión pudiera explicarse por el hecho de que hay un mercado de entrenadores empobrecido y poco tiempo para indagar y cosechar en él.

Como quiera que sea, creo que a Ricardo se le impone un escenario en el que tiene que pensar en alternativas concretas para un relevo que los expertos ven más o menos cercano. Antes de que ello pueda ocurrir, lo que veremos en las próximas semanas es a un directivo mucho más protagónico en territorios que tendrían que ser exclusivos del director técnico. 

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo