A balón parado

¿Partidos de preparación o partidos de recaudación?

El plan es que Juan Carlos Osorio continúe al frente de la selección mexicana de futbol. Si alguien tenía alguna duda, bien puede declararla resuelta por lo que declaró ayer el presidente de la Federación Mexicana de Futbol, Decio de María.

Ante ciertos rumores que colocan al colombiano como candidato a volver a dirigir en el futbol de su país, el señor De María salió a decir que no, que éste se encuentra firme y comprometido como seleccionador de cara al arranque del hexagonal clasificatorio al Mundial de Rusia 2018, en noviembre próximo.

Quienes todavía manejan la versión de que se busca entrenador sustituto para los partidos contra los Estados Unidos y Panamá, insisto, que busquen tema por otro lado.

Que se ratifique a un entrenador es un buen principio de orden, pero no suficiente como para garantizar buenos resultados.

Habría que conocer lo más detallado posible el plan de trabajo que se ha elaborado para enfrentar ese torneo eliminatorio que se prolongará durante casi todo el 2017.

Estoy en capacidad de asegurar que los partidos amistosos o de preparación (que deberían mejor denominarse partidos de recaudación), no satisfacen los criterios del entrenador Osorio. Ha sido un reclamo que ha expresado, pero con mucha timidez y en esa discusión, se puede decir, ha sido apabullado.

Así que Osorio tendrá que resignarse a jugar partidos que no necesariamente considera que le sirven.

Y en cuanto a los jugadores que convocará uno puede pensar que seguirá el mismo plan, es decir, una mezcla de los llamados europeos con los que mejores actuaciones tengan en la Liga Mx. Nada nuevo o diferente, pues.

Tampoco hay novedades en el delicado campo de la disciplina. Seguirá la selección secuestrada por las divas que se niegan a declarar a los medios cuando deben hacerlo o que imponen las reglas en las concentraciones.

Qué importa que siga Osorio o no. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo