A balón parado

Parece el fin, otra vez de los Leones Negros

Cuatro derrotas consecutivas pintan las cosas terriblemente complicadas en su lucha por no descender. Hoy Leones Negros es un equipo partido anímicamente e inofensivo en el terreno de juego.

   Quizá la directiva tome la decisión en las próximas horas de cesar a Alfonso Sosa como director técnico. No veo cómo quien llegue a sustituirlo logre una reacción positiva en las siguientes 10 jornadas, que son las que le restan a la fase regular del campeonato.

   El equipo universitario no sólo no ha armado una propuesta efectiva, que le permita sumar puntos, sino que se ha enfrentado con un escenario un tanto inesperado: que sus tres rivales estén jugando bien y estén situados en la tabla en posiciones de Liguilla.

   Al Veracruz todo le pinta de maravilla. Los refuerzos que trajo Carlos Reinoso llegaron realmente a aportar, sin pretexto por ser nuevos en el medio.

   Al Puebla de José Guadalupe Cruz las cosas cada vez le salen mejor, al grado de pensar que pronto podrán declarar otros objetivos, muy distantes a los de siempre que son no terminar en el último lugar.

   Y para colmo de los Leones Negros, Chivas da el mejor partido desde hace muchos meses en su visita al Cruz Azul, remontando un marcador que parecía insalvable.

   Este factor es el que nos puede llevar a establecer, en la fecha 7, que los Leones Negros son el equipo que va a descender.

   Llegue quién llegue a los Leones Negros, así sea el mejor motivador del planeta, suena difícil que logre que este plantel empiece a ganar partidos de forma regular.

   Si optan por despedir a Alfonso Sosa me parecerá muy lamentable pues se trata de un entrenador serio y honesto, pero quizá sea lo único que pueda hacerse ante un cuadro tan terrible como el que ahora se vive en este equipo.

   La directiva que encabeza el ex rector de la UdeG, Raúl Padilla, junto a Alberto Castellanos, debe de tomar una decisión ya.  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo