A balón parado

Pago por ver al "Vasco" dando sus clases de malicia en japonés

Cuenta Javier Aguirre que los japoneses lo contrataron como entrenador de su selección de futbol porque quieren jugar como lo saben hacer los mexicanos.

Les gusta el estilo que el Tri mostró en el Mundial de Sudáfrica 2010 (dirigidos precisamente por Aguirre), pero también del que se quedó con la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres (dirigidos por Luis Fernando Tena).

Qué buena noticia esta de que al menos en Japón se identifique un estilo en la selección mexicana de futbol. Un estilo, por cierto, que a Aguirre le parece muy parecido al de los nipones, aunque con un toque de mayor competitividad de los nuestros.

“La idea que se tiene del japonés es que es un buen jugador… pero son de alguna manera un poco inocentes en algunos momentos del juego…” dijo el Vasco al reportero de Televisa, Paco Arredondo.

Y aquí su gran conclusión: “…hay que intentar con ellos que dentro del marco del reglamento y del Fair Play, sean un poquito más cancheros, más vivos… Esas cosas que tenemos los latinos”.

Esto se va a poner interesante. Pago por ver el proceso que en unos cuantos días estará encabezando Javier, una vez que sea presentado en el cargo en sustitución del italiano Alberto Zaccheroni.

Si de verdad eso es lo que quieren sus patrones, que les transmita ese grado justo de malicia que se requiere para ser más competitivos, han acertado. Aguirre se las sabe muy bien en este terreno. Son celebres algunos de sus comportamientos retando al reglamento, propiciando inclusive situaciones chuscas, interrumpiendo partidos, obstaculizando el paso de rivales, chiflando o imitando el sonido del silbato.

Lo que pasa es que no veo, de verdad no alcanzo a ver a gente tan ordenada y metódica saliéndose de las reglas, ni siquiera como una cuestión de enfoque. Hay que seguir el día a día del Vasco como nunca.

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo