A balón parado

Muy lejos de ser favoritos. ¿Están de acuerdo?

Les decía ayer que no hay condiciones para, todavía, darle la categoría de equipo súper reforzado al Cruz Azul que dirige Tomás Boy. Se mantiene, intocable, gran parte del 11 titular que fracasó el torneo pasado. Y no solo ellos, sino algunos jugadores que fueron utilizados como cambios recurrentes en el segundo tiempo. Tres canteranos jovencitos, entre ellos: Rosario Cota, Kevin Montaño y Víctor Zúñiga.

Así que los tres refuerzos que ya fueron presentados: los carrileros Adrián Aldrete y Jesús Daniel García; así como el defensa central argentino Julián Velázquez tendrán que demostrar que son mejores que Ariel Rojas, Omar Mendoza y el Cata Domínguez o el Maza Rodríguez o el propio Juan García Sancho.

Lo mismo con los tres refuerzos que se supone llegarán la semana que entra: otro central, el chileno Enzo Roco; el contención Francisco Silva y un delantero más: Jonathan Cristaldo.

Si estos seis refuerzos se ganaran un lugar como titulares, la alineación del Cruz Azul sí que sufriría modificaciones notables.

El once de arranque sería el siguiente: Jesús Corona, en la portería; como lateral derecho Jesús García, como centrales: Julián Velázquez y Enzo Roco y como lateral izquierdo, Adrián Aldrete. En la contención: el chileno Francisco Gato Silva" y a su lado Aldo Leao Ramírez; por derecha: Joao Rojas; por izquierda: Víctor Vázquez. Y al frente: Jorge Benítez y el argentino Jonathan Cristaldo.

Los tres más notorios damnificados de este plan serían Joffre Guerrón, Chaco Giménez y Rafael Baca. Pero los tres serían recambios permanentes... Habría que tener en este mismo rubro a Omar Mendoza y Ariel Rojas, hombres en lo que Boy confió a ojos cerrados... Y olvidarnos del Maza Rodríguez y en una de esas del Cata.

Todo en el Cruz Azul que estamos por conocer, como verán, está demasiado en penumbras como para ubicarlo ya, nuevamente, como un equipo candidato a ganar el campeonato.

rafael.ocampo@milenio.com
@rocampo