A balón parado

Nadie podrá decir que a Osorio le impusieron a alguien

Me gusta la claridad y transparencia con la que se conduce Juan Carlos Osorio al frente de la selección mexicana de futbol.

El colombiano no rehuye ningún tema. Ayer, cuando dio a conocer su lista de convocados para la Copa América Centenario, citó a una conferencia de prensa para responder las dudas que sabía generaría ese listado.

Hoy sabemos que platicó con Carlos Vela y convinieron ambos en que no era el momento de que estuviera presente, pero que las puertas de la selección quedaban abiertas para futuros compromisos.

En el caso Giovani, el otro gran ausente en este llamado, lo que se entiende es que simplemente éste no quiere estar en la selección. Quizá esté sentido porque no lo llamaron en este proceso o vaya usted a saber qué le pasa, pero no quiere estar.

Puede hablarse también de Jonathan dos Santos, quien pese a estar jugando ya desde hace algunas semanas con su equipo el Villarreal, la valoración que se hizo es que no ha retomado su mejor nivel tras la lesión que lo sacó de ritmo.

El punto es que el señor Osorio sigue dando muestras de inteligencia y estupendo manejo mediático. Sumado a todo a que tanto en partidos de la eliminatoria mundialista y en amistosos su equipo ha tenido un muy buen desempeño, se compone un cuadro ideal.

Empecé este escrito diciendo que me gusta la transparencia del colombiano, pero me siento todavía más congratulado con su firmeza. No conceder absolutamente nada a nadie. Quizá a muchos les hubiera encantado tener a Vela. Pero a él no le parece que se encuentre en el nivel adecuado. Y además se encarga de hablar con él, dándole el peso que este jugador tiene.

Empieza bien la Copa América para la selección mexicana de futbol. Habrá algunos a los que les puede gustar o no la inclusión de determinados jugadores, pero nadie podrá decir que a Juan Carlos Osorio alguien le impuso el llamado de nadie.  

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo