A balón parado

'Nacho' Ambriz, ¿de verdad, no te impusieron a Cuauhtémoc?

Cuando la gente del futbol decide enredarse con un tema, vaya que se enreda en serio. Tan sencillo que era abordar la despedida de Cuauhtémoc Blanco, como parte de los festejos por el centenario del Club América, con transparencia y frontalidad.

Reconocer la extemporaneidad del registro del jugador para cumplir el capricho de algunos, empezando por el propio Blanco, de tener sus últimas estampas como americanista en un partido oficial.

Hubiera sonado raro, pero supongo que nadie se habría quejado si de pronto el América solicita a la Liga MX un permiso especial argumentando la nobleza de la causa y aceptando que se marca un precedente para que otros lo hagan. Al final esto es un show.

Lo que no se debe de valer es que quieran verle la cara de tonto a nadie, fabricando registros, manipulando fechas.

Pero bueno, ese fue el primer episodio. La tarde del miércoles pasado se dio paso a un capítulo casi tan impresentable como el primero, cuando Ignacio Ambriz, el entrenador de las Águilas, sintió la necesidad de argumentar públicamente la seriedad que implicaba para él como estratega el alinear a Cuauhtémoc como titular.

"Me ha tocado dirigir a jugadores importantes y Cuauhtémoc es uno de ellos.

Era algo que me platicaron desde antes de su incorporación. No me lo impusieron".

Y siguió con el elogio: "Aporta calidad futbolística. Tal vez no estará a la altura físicamente, pero es alguien que te hace un gol o un pase para gol... Por eso se prepara y mañana entrenará con nosotros".

Increíble. Ambriz también le quiere ver la cara de tonto al que se deje. ¿Qué va a portar Cuauhtémoc a su equipo? ¿Cuántos minutos piensa darle después de registrar tan sólo un entrenamiento? ¿Quién será el jugador sacrificado que se quedará en la banca? ¿Blanco está mejor que él? ¿Está su América como para regalarle algo al rival con toda la presión que él como entrenador acumula? ¿De verdad no te lo impusieron, Nacho?

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo