A balón parado

Mohamed ¿una víctima? ¿O se corrió solito?

Nadie podrá negar que Antonio Mohamed quedará como un entrenador exitoso en la historia del América. Ni más ni menos, como el director técnico que los llevó a obtener el título 12, con el que este club se convirtió en el más ganador en la historia del futbol mexicano.

Y quedará también por muchos años muy fresco en la memoria lo que se vivió la noche del domingo en el Estadio Azteca, con miles de americanistas enfervorizados coreando el “Turco, Turco”….

Mohamed dirigió a un equipo que supo mantenerse como el líder durante las 17 fechas del torneo y que superó con relativa facilidad las tres series de la Liguilla, ganando en un partido muy raro la Final por goleada a unos Tigres temerosos y desquiciados.

¿Qué es lo que llevó entonces a la directiva del América a decidir no prolongar el contrato de Mohamed?

Puede ser que su estilo de juego no agradara del todo entre quienes mandan en Coapa. Pero la realidad es que la directiva del club no estaba nada contenta con el comportamiento disciplinario del argentino. Mohamed incurrió en varias faltas que quedaron muy bien documentadas y habladas por la directiva.

El texto que respalda nuestra portada de hoy en La Afición precisa a detalle qué faltas y cuándo se cometieron.

Entiendo que hay toda una tendencia en medios que quiere convertir a Mohamed en una víctima de su directiva.

Cuando el propio Turco ha reconocido en las entrevistas que ha dado en los últimos días que se equivocó (contando una sola de esas indisciplinas), nadie le ha preguntado si hubo otros retrasos o ausencias de su trabajo sin permisos.

Ni modo. Así como él decidió no perdonar la indisciplina de Paul Aguilar y separarlo del plantel, así la directiva decidió no aguantarlo más y buscar, desde que se hartaron de esto, otro entrenador.

Mohamed mientras tanto ha demostrado ser tan buen manipulador como director técnico. 

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo