A balón parado

Los seleccionados se equivocan con su campaña tuitera

Sorprenden algunos jugadores de la selección nacional uniéndose en twitter, haciéndose inclusive los chistosos, para desatar una campaña contra el diario Récord. Se equivocan. Esas no son las maneras que uno esperaría de un grupo de profesionales del futbol para responder a las críticas.

Lo primero que le viene a uno a la cabeza es que así se deberían de unir para hacerse fuertes en la cancha y ganar los partidos que tienen que ganar.

Otra vez falta control por parte de Héctor González Iñárritu, el director de selecciones nacionales. Simplemente, no puede permitir esto. Un hombre con su responsabilidad no debe confundirse en lo que significa el inalienable derecho a la expresión y la inteligencia que significa saber hablar donde se debe hablar y cuando se debe de hablar.

Si en la selección nacional, entre sus directivos, entrenador y jugadores hay molestia con lo que se publica de ellos en Récord y en otros medios, tienen dos caminos: aguantar la crítica (de la misma forma en la que gozan los elogios que en otros momentos se les hacen) o manifestar su descontento de manera adecuada, documentando lo que a su juicio es una critica injusta.

La campaña de los jugadores en Twitter contra Récord sólo ilustra lo alejado que están del sitio en el que deben estar: concentrados en su lucha por ser los mejores de un torneo que hoy aparece cuesta arriba… respetuosos de la crítica, aún de la que les parezca más excesiva.

Señores jugadores, señor entrenador, señores directivos. Pónganse a trabajar en lo que deben trabajar, ocupen su tiempo total en mejorar. Su tiempo se les acaba.