A balón parado

¿Quiénes en México juegan o intentan jugar como Alemania y España?

La adecuada y por momentos vistosa posesión y circulación del balón, con jugadores de técnica comprobada, inteligentes, virtuosos para encontrar y mover al compañero al espacio libre en el cual poder hacer daño en la meta rival.

Esa ha sido la base, o podemos decir también la propuesta, de las dos últimas selecciones que han resultado campeonas del mundo.

Los centrocampistas españoles y alemanes, defensivos y ofensivos, todos tan elogiados y codiciados, han sido los generadores del éxito. Los Xavi Hernández, Xabi Alonso, Andrés Iniesta, Cesc Fábregas, David Silva, Toni Kroos, Mezut Özil, Sami Khedira, Bastian Schweinsteiger…

¿Preguntaba en este espacio el viernes pasado qué equipos mexicanos emulan o intentan emular este sistema de juego, buscando o privilegiando la presencia de mediocampistas de esas características?

No veo a un solo equipo de la Liga MX con un estilo así de definido, uno que le apueste tanto al talento, a la posesión de la pelota y a la movilidad para triangular en corto. Aunque si uno revisa la media cancha del equipo bicampeón, el León, de inmediato aparecen un José Juan Vázquez, un Carlos Peña y un Luis Montes.

Y luego está el Pachuca que aunque plagado de jovencitos empiezan ya a ser reconocidos asociados por supuesto a los logros que empiezan a cosechar: Jorge Daniel Hernández, Érick Gutiérrez, Dieter Villalpando, Hirving Lozano, Jurgen Damm… Por suerte para la selección nacional, todos mexicanos.

En una Liga que carece de personalidad futbolística, en la que se juega muchas veces al a ahí se va, al a ver qué sale, no estaría nada mal que se establecieran proyectos deportivos, desde fuerzas básicas, que le apuesten de forma decidida a una forma de jugar que arroja en la máxima competición del mundo tan buenos resultados.

No hacerlo me parece una reverenda tontería, casi una necedad. ¿Entonces para qué sirve ver una Copa del Mundo?   

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo