A balón parado

Messi no puede ganar él solo la Copa

Me quedaré con la idea de que Argentina debió de haber jugado la Final contra Alemania de forma diferente. Poniendo su resto por delante, jugando de forma locamente ofensiva, intentando que luciera lo mejor que tiene y ha tenido: sus muy buenos delanteros.

Pero no puedo negar que jugando como a Alejandro Sabella, su entrenador, le dio por jugar, se trata de un equipo de futbol muy efectivo, que cuando menos en dos o tres ocasiones tuvo la oportunidad clarísima de irse al frente en el marcador, lo que seguramente, con la fortaleza defensiva que construyeron, les hubiera alcanzado para quedarse con su tercera Copa del Mundo.

Aquella de Higuaín en solitario en el primer tiempo. Cierto echando a perder un balón pésimamente entregado a su portero por Tony Kroos.

O aquella escapada de Messi minutos después, colándose por la banda derecha, superando el lance de Hummels y el del portero Neuer, sólo impedido de ver el gol por la llegada de Boateng que cayéndose y todo alcanzó a despejar la pelota…

Y, bueno, la de Rodrigo Palacio también solo casi ante el portero alemán, alcanzando a bombearla, pero sin dirección de meta precisa.

Así que Sabella podrá decir y con razón que oportunidades de gol tuvo su equipo.

Pero insisto en que uno quisiera ver el verdadero potencial de Messi, el cual creo yo en este tipo de partidos, ante este tipo de rivales, sólo puede salir si se juega de otra manera, de forma mucho más atrevida y arriesgada, sumando compañeros con descaro al frente, empezando por los laterales Rojo y Zabaleta.

Seguramente con un planteamiento así de ofensivo la Argentina no sería tan segura atrás, hubiera recibido más goles de Alemania, pero le hubiera podido hacer mucho daño también. Y ahora estaríamos hablando de una Final memorable y no nada más registrando otro campeonato para los alemanes. Y lo que me parece injusto, sumamente injusto, sacrificando a Messi. 

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo